Coaching, coachingDVida, Espiritualidad, InteligenciaEmocional

‘Nos cuesta aprender’ por JL Moreno Coach

Lo que importa y lo que no

Anhelando otros cielos de azul infinito
Anhelando otros cielos de azul infinito

 

En ocasiones me asomo por el ventanal de la oficina, en esta gran ciudad, y añoro mis otros cielos, de azul infinito, que bañan campos, el campo.

Volvieron a poner en televisión, hace poco, una de esas películas que veo, reveo y volveré a ver una y mil veces: Un buen año.

Ya saben de qué trata, imagino. Es del año 2006. Si no conocen el argumento, porque todavía no la hayan visto, además de recomendar, les resumo en breve: un tipo algo estúpido, de esos muchos que habitamos las capitales, engreído, que cree tenerlo todo aunque la realidad le hace saber que no tiene nada. Una infancia criado en el campo, con el abuelo; un campo al que no vuelve porque para él eso es ‘la nada’. Avatares de la vida (imaginen ustedes, no cuento nada) le obligan a regresar y reencontrarse con esas tierras; los caminos, los olores de la infancia, la naturaleza, el sonido del viento, el cantar de los pájaros.

‘El todo,’ ese que creía tener, no es más que el dinero, el poder; la superficialidad; descubre que esa ‘nada’, la que el pensaba, el campo, las viñas, los olores, terminan por ser la verdad del todo.

No sé las veces que habré visto esta película. La tengo en DVD, pero cada vez que la ponen en algún canal, también la veo. Siempre me emociona. Creo que la he visto tantas veces porque de alguna manera me he contemplado en ese momento de valor, o en el sentido, de dónde está la esencia de lo importante para cada uno. Y cierto es que no todos tenemos por qué compartir las mismas prioridades o gustos.

Creo que la ciudad me hace enfermar, me llena de insensibilidades, me embrutece como ser humano y me provoca sensaciones o estados que nada tienen que ver con lo que siento cuando estoy en otros lugares. Y tal vez lo que más me apena, es que teniendo casi de todo, cada día me doy más cuenta de que no tengo nada.

¿Alguien ha visto marchitarse sus sueños? Los sueños hay que regarlos, alimentarlos, porque así, como sin darnos cuenta, crecen y crecen.

A veces encontramos en esas películas, en esos libros, el reflejo de lo que somos pero también, por instantes, nos convertimos en protagonistas de una historia que nos gustaría vivir. Tal vez, lo que nos gustaría vivir, podríamos vivirlo si fuéramos capaces de dar esos pasos que nos llevarían a ello, simplemente decidiendo cambiar.

La vida no es ni más fácil ni más difícil. Somos nosotros, cada uno en sus circunstancias, los que la hacemos más difícil o más fácil.

Todos soñamos con ese mundo idílico a nuestro alrededor; todos tenemos el mismo derecho a ser y encontrar esa felicidad anhelada. Nadie nos explicó que este largo camino fuera a ser como un mar en calma, lleno de pétalos de rosa en su superficie. Nacemos sufriendo, llorando, gritando, y sufrimos toda la vida. A veces el sufrimiento nos viene por lo externo, pero la mayoría de las veces es un sufrimiento interno, mental.

Hoy pensaba que todos tenemos problemas, no conozco a nadie que no los tenga; unos más y otros menos, para cada uno el más importante es el suyo. También pensaba que, cuando no los tenemos, los creamos. Pero, asumiendo que nuestro caminar está repleto de problemas, lo más importante es el cómo llevamos los que tenemos.

La vida es un estado mental. Dependiendo del estado de nuestra mente así construimos la vida.

Yo mismo soy consciente de cómo veo el mismo problema un día de una manera y otro día de manera diferente.

Y por eso tener objetivos en la vida, tener sueños que regar continuamente, es una de las vitaminas más importantes para con nosotros mismos. No tener sueños u objetivos, eso sí es un verdadero problema.

Ese cielo azul, el campo, la vida en silencio, sin prisa; esas viñas, la poesía, caminar, el arte, los libros; esos cuadernos emborronados, escribir para que no te lea nadie mientras tomas una copa de ese vino.

Me está costando aprender que lo simple, lo sencillo, lo es todo. Me está costando aprender, aunque de vez en cuando algún que otro médico me lo avise, también, que el vértigo, las emociones, el ruido, los problemas, te van haciendo morir poco a poco.

Cómo me cuesta aprender que la esencia de la vida está en ese instante, en esa sonrisa, en un verso, en el frío viento al despertar, el olor a leña, una copa de vino, el pelo gris de mi padre o mi madre con ese mandil haciendo la tortilla.

Voy aprendiendo de la necesidad que tengo de silencio y de salir corriendo a buscarlo.

Cómo le explico a mi hijo que el mundo en el que vivimos, el que hemos creado, es una equivocación.

Que es absurdo tener el mejor smartphone del mercado si la comunicación con tu interior no funciona; que ese estruendo de tráfico y humos, provocado sí, también, por coches de gran cilindrada, no nos aporta nada más que problemas.

Cómo le explico a mi hijo que los verdaderos secretos del mundo se encuentran en el interior de cada uno y que, para ello, no necesitamos más que valorarnos a nosotros mismos, creer en nosotros y encontrarnos.

Cómo le cuento yo esto, si uno de los culpables de que él crezca como crece soy yo.

¿Qué hemos hecho?

Alguien que admiro mucho, por muchas cosas, me dice siempre que en este país nuestro somos insensibles, que hemos perdido la humanidad, la esencia de la relación humana. Mucho me temo que tendré que dar la razón.

Lo más preocupante ya no somos nosotros, entrados en canas, lo más preocupante es el daño que hemos hecho, sin ser conscientes de ello, o sí, a las generaciones venideras.

José Luis Moreno
Consultor Empresarial. Coach Personal, Empresarial y Político. Escritor y Conferenciante. Founder de Coach Integral Services Consultora. Gerente de la Fundación Democracia y Gobierno Local. Consejero del Consejo Internacional de Emprendedores y Empresarios. Creador de la Marca #liderandoT y #versosdArte. Ha sido Director General de Empleo en la Comunidad de Madrid. Director General de Infraestructuras de Educación en la Comunidad de Madrid. Director de Cultura en el Ayuntamiento de Madrid.

2 comentarios en “‘Nos cuesta aprender’ por JL Moreno Coach”

  1. ¡Que palabras más ciertas señor!, confieso que me he quedado muda con esa frase que aparece en este artículo suyo, “es absurdo tener el mejor smartphone del mercado si la comunicación con tu interior no funciona”. Una gran lectura para reflexionar, así que espero que siga escribiendo mientras bebe una copa de vino, que sepa que a algunas personas les interesará lo que tenga que decir. Coincido completamente en que los sueños deben alimentarse constantemente, no se pueden dejar a la imaginación todo el tiempo, hay que luchar por lo que uno quiere cada día, porque esas cosas lo hacen sentir vivo.
    Saludos desde Chihuahua, México

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

El cuento de Saliary

Un poema a mi paranoia

liderandoT

el Cambio comienza en Ti

Aprendiendo a vivir.

No todo es improvisado

My Perfect Lifestyle For You

Pequeños pasos, grandes metas

Poesíainstante

Personal e íntimo

CRECER CREANDO

Alma-Mente-Cuerpo

La Mirada Independiente

Euprepio Padula, coach experto en liderazgo político y empresarial. Mediador de conflictos y analista en diferentes medios

El blog de Dante Verne

Donde encontraréis un espacio lleno de poesía, pasiones y reflexiones, de amores perdidos y encontrados, de vida en suma.

El rincón del muro

Vine , vi y escribí

A %d blogueros les gusta esto: