Coaching, coachingDVida, Espiritualidad, Filosofía, Liderazgo

Día 100: Solsticio de DesAlarma.

Despierto temprano, para ser domingo. Así que aprovecho y hago un repaso rápido del correo antes de salir a comprar la prensa.
Hoy, por anoche, expiró el Estado de Alarma. Esta situación atípica, que nos ha mantenido a todos en un estado de semi libertad.
🌞Coincide con el solsticio de verano, cargado de simbolismos. La palabra solsticio (del latín solstitium (sol sistere), significa “Sol quieto”) y son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente.
Los solsticios representan el eterno contraste de la luz y la oscuridad, de la vida, la muerte y el eterno renacer de la creación, donde nada puede ser destruido, solo transformado, es el ave fénix que siempre renace de sus cenizas.
🌞 TRANSFORMACIÓN. RENACIMIENTO.
En el solsticio de verano el Sol alcanza su altura máxima al mediodía y se corresponde con el día más largo del año, marcando el paso de la Primavera al Verano. A partir de esta fecha los días comienzan a decrecer.
El Solsticio de Verano, es una de las “fiestas mayores” de la Masonería Universal. En la masonería, asociamos estos fenómenos naturales y son interpretados bajo tres aspectos: cósmico, místico y simbólico. Cósmico, porque representa un fenómeno astronómico; Místico, porque traza la realidad de un ideal y Simbólico, con relación al Hombre, porque busca la perfección de su espíritu.
🌕 Los masones estamos constantemente en la búsqueda de más luz. De Oriente a Occidente,   estamos apartando de nuestro camino las tinieblas y en esa aspiración estamos guiados siempre por San Juan el Bautista y San Juan el Evangelista. El Solsticio de verano está representado por Juan el Bautista. Este nació en una época de tribulaciones. Él debía anunciar la llegada del Salvador alumbrando el camino de Jesús. Proclamando la salvación por medio de la venida de Cristo. Decía la verdad de forma fuerte, explosiva y sin miedo a las consecuencias, por eso lo decapitaron. Para los masones Juan el Bautista simboliza la luz, la fuerza, el nacimiento y el principio. Este personaje es ejemplo de vida, de lucha y de la verdad.
En este ciclo eterno, en que se manifiesta un espacio de tiempo, que va de un solsticio a otro, está representada en forma simbólica la vida del hombre. Los solsticios son un ciclo evolutivo, que representan los dos más grande misterios de la metafísica: la vida y la muerte; el ser que nace y muere, es la materia y el espíritu. En este día de solsticio la Orden Masónica hace renovación de votos. Con ello estamos recordando el compromiso que contrajimos con nosotros mismos y con la humanidad cuando ingresamos en la masonería. Con esto intentamos volver a la vida más reconfortados y con nuevos conocimientos para beneficio de todos los hermanos masones y esta augusta orden masónica. (Publicaciones Masónicas)
Y todo puede influir en nuestros estados, en nuestros biorritmos. Creo que el sol y la luna tienen efectos positivos sobre nosotros pero, también, a veces, pueden alterar nuestro ánimo y generar un cansancio o agotamiento que nos perjudica en el ánimo y en el caminar diario.
☝️ 14 semanas que terminan, aunque nada haya terminado.
Los solsticios, como he comentado, significan RENACER y TRANSFORMAR. Me parece de enorme casualidad, que el final estos tres meses coincidan con el solsticio de verano. Por eso he querido anotar su significado.
¿Más Fuertes?
¿Más Unidos?
¿Más Resilentes?
Ustedes mismos dirán o lo comprobarán.
Yo tengo esperanza, esperanza de libertad. Esta es la palabra que más compañía me hace desde siempre.
Este día, el de hoy, debía haber sido un día de celebración. Pero no podemos celebrar nada, la desesperación y tristeza planea sobre muchas familias españolas.
En esta última página, de este Diario de Alarma, que comencé hace exactamente 100 días, si merece ese homenaje a todos los fallecidos. 👏
👏🏾 Y merecen también homenaje, y agradecimiento, tantos que han dado tanto por todos nosotros, desde diferentes ámbitos, y que, sin dudarlo, están preparados para seguir dándolo.
Tantos héroes anónimos. Creo que somos una sociedad en deuda con todos ellos.
🔴 Esto no ha terminado.
Comencé, repito, este Diario de Alarma, el día 14 de marzo: 👉 #1DíaMenosCoronavirus: en casa. El gobierno había decretado el Estado de Alarma y nos confinó a todos en las casas. Jamás pensé duraría 100 días.
Con mis reflexiones, tal vez estúpidas o ñoñas, he tratado de acompañar en el día a día a esos cuántos que habéis querido asomaros por aquí.
No trasladaba, ni me dejaba llevar, por el cómo me encontraba de ánimo, unas veces arriba y muchas abajo, para qué, cada uno ha tenido sus momentos. Sí han sido 100 amaneceres y sus 100 noches, en las que algunas se apoderaba de nosotros el pesimismo y la preocupación.
➡️ 100 días trajinando ideas, temores, proyectos y mucha ansiedad.
No he querido ofender a nadie, tampoco enjuiciar,   aunque sí opinar desde la libertad de mi pensamiento, a veces crítico, otras realmente idealista.
He tratado, cada día, con esas notas y reflexiones, que iban cayendo durante la jornada en el cuaderno, para luego agruparlas por aquí, de generar algo de optimismo; buscar la motivación, tratar de pellizcar y buscar ese poder que cada uno tenemos dentro para enfrentarnos a las adversidades.
He tenido miedo. Un miedo más por los míos, por todas esas personas que me importan y quiero, que forman parte de mi vida, que por mi.
En el mes de marzo, solo en Madrid, fallecían 500 personas al día.
He tratado de hacer una especie de expiación particular. Por primera vez, cada uno de nosotros podíamos ser una víctima más.
Ahora, debemos recuperar nuestros derechos, mermados en estos días, y no olvidar que esto sigue aquí, que todos tenemos una responsabilidad individual y global.
👏Creo que el comportamiento ciudadano, en general, ha sido ejemplar.
☝️ He visto líderes que no lo eran, pero también carencia de liderazgo en algunos que se lo creían.
Ha faltado ejemplaridad de la clase política, diálogo, consenso, cesiones de unos y otros.
Algunos sabemos que no hemos pasado el Covid, pero eso no quiere decir que no nos contagiemos hoy mismo y podamos contagiar. Otros lo han pasado sin saberlo. El que lo sabe, de momento, vive algo más tranquilo.
Hemos pasado una de las etapas más difíciles de nuestra historia. Nosotros hemos sido parte de ella, la hemos vivido en primera persona, y por aquí quedaran estas líneas a veces sin sentido.
➡️ Somos más frágiles de lo que pensamos.
Es un punto de inflexión. Debe ser un punto de inflexión personal y social.
Creo que deberíamos, si no lo hemos hecho, haber reflexionado más sobre ciertas cosas, por ejemplo esa degeneración moral y espiritual que nos acompaña derivada, sin duda del bienestar.
No imagino tener más, ni imagino viajar a lugares exóticos. Solo imagino vivir dignamente y poder seguir caminando mientras ese ser al que quiero más que a mi vida, mi hijo, crece y se va enfrentando a todos esos obstáculos que aparecen en el camino.
Solo imagino respirar, compartir momentos y, si es posible, sonrisas. Beber del campo y dejar todo lo que pueda escrito, por si un día no llego a recordar.
☝️ ¿Qué aprendemos de una situación?
¿Queremos aprender algo de lo sucedido?
➡️ Todo lo que nos pasa deja un recuerdo.
➡️ Intentar sacar de la experiencia un conocimiento útil, supone una decisión y un esfuerzo en aprender.
➡️ La experiencia produce conocimiento, si queremos. Aprender es querer; si no aprendemos volveremos a cometer los mismos errores.
➡️ Mente de aprendiz siempre, mente abierta a lo nuevo. Hagamos lo que hagamos hagámoslos para ser especiales, para quedar.
Y ¿ahora qué?
Dependerá de cada uno, como depende casi todo. De cada uno de nosotros, en conjunto, dependen los cambios externos. Evidentemente, lo externo cambia si primero cambia lo interno.
🤔 No hay normalidad si no podemos tocarnos, ni abrazarnos, ni besarnos.
No hay normalidad, si todos debemos ir con medio rostro tapado. Ello nos recuerda a cada instante que el bicho no está vencido.
🔴 La amenaza sigue ahí.
Buscar culpables, normalmente, resulta para muchos más gratificante que buscar soluciones.
Yo prefiero buscar soluciones. Primero para mi mismo, internamente. Es la reflexión que realmente he estado aconsejando estos días. De ahí surgirán las soluciones globales.
➡️ La resilencia no es solo resistir, es aprender a vivir.
☝️ Si nos conformamos, habremos terminado.
Y aquí termina esta etapa, estas páginas de vida, que se guardan y acumulan en este Diario de Alarma.
A partir de ahora, volvemos con nuestras reflexiones y post semanales.
Gracias.

1 comentario en “Día 100: Solsticio de DesAlarma.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s