Coaching, coachingDVida, Espiritualidad, InteligenciaEmocional

Día 22: Aliento.

Hemos vuelto a llenarnos de sol. Hemos vuelto, al despertar, al silencio completo que solo se rompe por  el subir de las persianas o ese ruido del motor del ascensor que algún vecino, madrugador, utiliza para sacar a dar un paseo su perro.
Es curioso pero ahora, a estas horas, pasadas ya las 18 h., algunos comienzan a poner la música a todo volumen por las ventanas, convirtiendo la tranquilidad de la tarde en un ensordecedor ruido. Es posible que muchos echen de menos el ruido, el bullicio. Todo es respetable. También debería ser respetable, el que no todos somos amantes del estruendo, de la música desde estas horas hasta pasadas las 20.30h. Ese momento de aplauso, de agradecimiento diario, se convierte en un deber. El resto es más abuso del espacio común; el espacio, también de ruido o silencio es una elección personal de tu espacio común. En fin, seamos condescendientes con todos aquellos que no tienen en qué ocupar su tiempo en estos días.
Siempre traté de hacer de los sábados un día de descanso, menos en aquella época activa en la que no quedaba más remedio que andar de acá para allá, con la agenda repleta de actividades, todo el fin de semana.
Ahora trato de convertir el sábado en un día pasajero, volviéndolo a llenar de rutinas, para que pase pronto a otro día y que sea un día menos.
Me parece mentira; llevamos 22 días en este estado de alarma; tan solo es el ecuador de lo que parece nos queda. El presidente del gobierno ha hablado, se ha dirigido al pueblo, que somos el resto, para pedirnos más esfuerzo. El esfuerzo que supone el prolongar el estado de alarma al menos durante 15 días más. 😔
Los obstáculos están para superarlos, me digo, me repito una y otra vez. Si los superamos nos habremos fortalecido, si no lo hacemos lo normal es que hayamos caído en la angustia y la desolación.
Serán muchas las personas que no salgan bien de esta situación. No es algo fácil.
Muchos se habrán enfrentado por primera vez a sí mismos, pero también se habrán enfrentado a la convivencia; familias, hijos. Es una situación que nos prueba y pone al límite.
➡️ No es momento de competir. Es momento de solidaridad con nosotros y con los que nos rodean. Momento de entender y de entendernos.
➡️ Momentos de escuchar y de callar, de no dejarnos llevar por el impulso.
Son días en los que sin saber por qué, nos aparece ese mal humor que nunca justifica nada y menos actuaciones desafortunadas.
Días de enfados y discusiones porque nos damos cuenta que el tiempo se nos pasa y no llegamos a ver el final.
El final está y será. Y será para bien porque el hecho de saber que llegaremos, ya es aliento suficiente como para seguir caminando con paciencia y madurez.
➡️ Saber esperar es madurez.
Hay muchas cosas que no dependen ni dependerán nunca de nosotros. Por mucho que nos enfrentemos,  será el tiempo el que tiene la última palabra.
Por ello, como escribo estos días, es tan importante la serenidad, porque la serenidad no deja de valorar más el presente que el futuro; busca la paz del momento frente al nerviosismo o impaciencia del futuro.
Sin duda que esta etapa de nuestras vidas dejará un poso en todos nosotros, una huella en nuestras almas que quedará ahí para siempre.
➡️ La vida siempre estará llena de problemas, nuestra equivocación siempre será problematizarnos.
Estamos viviendo una parte del camino que no pensamos existiría, jamás pensamos que este trayecto sería así. Cuando hayamos pasado este tramo, no fácil, seguro en el que caeremos varias veces, pero de seguro también nos levantaremos, estaremos llenos de plenitud y de energía.
➡️ No olvidemos nunca que el viaje más largo es el viaje a uno mismo.
Cada uno tenemos nuestro propio camino, pero en este tramo todos nos hemos cogido de la mano para que el trayecto sea más fácil.
Caminemos hacia dentro mientras caminamos por fuera. Es una oportunidad de Ser. El que lo desee y esté dispuesto lo vivirá así; el que no, lo vivirá a su manera. Todo es respetable. Unos con ruido, otros en silencio. Lo importante es que todos lleguemos al final y no nos falte el aliento.
Y aquí lo voy a dejar, que luego comentan que escribo muchas estupideces y, por cierto, eso sí que es una verdad.
Feliz noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s