Coaching, coachingDVida, Empresa, InteligenciaEmocional, Liderazgo

‘Día 14: Liderándote.’ por JL Moreno Coach

#1DíaMenosCoronavirus
Como el que no quiere la cosa, hemos llegado al día 14 de este momento vital. Un día que ha amanecido frío, que incluso ha nevado en algunos puntos de la Comunidad de Madrid y de España, aunque en la tarde, un tímido sol ha vencido el grisáceo del ambiente. Parece que si los días, en esta primavera iniciada, son así de grises, apetece menos salir a la calle.
El sol, aunque solo sea para contemplarlo desde la ventana, nos ilumina y da fuerzas a todos.
Continuo con mis rutinas, algo que tengo claro desde el principio, para no caer en el desorden y la desidia, que suele traer consigo la frustración y la ansiedad. Así que, llegando el final del día, como todos desde ese ‘Día 1’, tras iniciarlo a eso de las 7 h., termino con unas notas de motivación, lo que se me va ocurriendo mientras introduzco con estás líneas algo mas personales.

No olvidemos que pensar en el futuro es ilusionarse con él.

Asistimos estos días -vemos, leemos, escuchamos- a la máxima expresión de liderazgo en los diferentes ámbitos de nuestra sociedad, incluido uno de los más importantes: el personal.
Posiblemente desde la II Guerra Mundial, la sociedad en su conjunto, no se había visto sacudida por algo tan terrible como está siendo esta pandemia; de alguna manera otra guerra mundial.
Son otros tiempos, hemos progresado, pero ahí estamos, enfrentándonos a circunstancias y situaciones tan adversas, que el ser humano se ve forzado a sacar de sí toda su energía, y fortaleza,  para demostrarse a sí mismo y a los demás su liderazgo.
Asistimos a liderazgos en los servicios públicos, sobre todo en los sanitarios, en dónde muchos nos quedamos con la boca abierta cada día de ver a esas personas dándolo todo por los demás, siendo capaces de liderar situaciones realmente críticas y, muchos de ellos, dejándose la vida en su labor.
Contemplamos, con cierta estupefacción, los liderazgos políticos. No me merece más comentario, ahora mismo, ni crítica, ni valoración. Cada uno tiene sus propios referentes de liderazgo. Tiempo tendremos de analizar y reflexionar sobre lo ocurrido.
Y frente al espejo, cada día, nos enfrentamos a la esencia, al liderazgo personal.
Todos somos seres únicos y todos, si así lo queremos, somos líderes.
 
No se es líder de nadie sin antes ser líder de sí mismo.
Hace tiempo escribía, por este cuaderno también, unas notas que titulé ‘Empieza por liderarte tú’(leer 👉Aquí). Entonces decía, entre otras reflexiones, algo así como que hay líderes que creen serlo y no lo son. Y líderes que lo son aunque no lo sepan (esto último es algo que estamos viendo representado cada día en estos momentos).
Siendo cada uno líder de sí mismo, con sus particularidades, con sus complejidades, contradicciones e insatisfacciones, pero con ese poder innato que cada uno tenemos dentro, seremos una sociedad líder.
El verdadero liderazgo se demuestra en situaciones límite como la que nos toca vivir.
 
Estamos viendo líderes en los hospitales, en las calles manteniendo la seguridad y la tranquilidad de los que estamos en casa; en los supermercados, aguantando estoicamente los comportamientos de unos y de otros.
También estamos viendo y haciéndonos líderes en las casas, controlando nuestras emociones, aguantándonos a nosotros mismos en esos momentos de enfado, de irritación; adaptándonos a esta situación nunca vivida por nuestras generaciones.
Ser líder es gestionar los cambios. Es asumir dónde estamos, en la circunstancia que sea, trabajar internamente para salir e ir a dónde sí quisieras estar.
El liderazgo no se mide sentado en el sillón, con la lata de cerveza viendo fútbol o series de TV. El liderazgo se mide en las dificultades y en cómo nos enfrentamos a ellas.
En estos días muchos podremos mirarnos al espejo y decirnos: “He cumplido mi misión: ser líder de mí mismo”.
 
Para eso no hay nada tan eficaz como conocernos a nosotros mismos.
 
El autoconocimiento, como bien prácticaba mi amigo Sócrates, “Conócete a ti mismo”, refleja la capacidad para autoevaluarnos adecuadamente, saber gestionar nuestros pensamientos, emociones, acciones y resultados. El autoconocimiento es punto de partida para aprender, para mejorar y por tanto para ser tu propio líder.
 
Es fácil liderar en tiempos de abundancia, lo difícil es ser capaces de liderarnos y liderar en tiempos de adversidades y carestía.
Ser líder suele ser bastante aterrador, supone  una responsabilidad inmensa. Ser líder de uno mismo es ser responsable con uno mismo.
 
Tú ya eres un líder.

“El liderazgo personal no consiste en una sola experiencia. No empieza y termina con la redacción de un enunciado de la misión personal. Se trata más bien de un proceso que consiste en mantener en mente la propia visión y los propios valores, y en organizar la vida para que sea congruente con las cosas más importantes.” Stephen R. Covey

Liderarte es ilusionarte y motivarte cada día, con ello lo trasladarás a los demás.
Liderarte es responsabilizarte de tu vida y tus decisiones.
Liderarte es no dejar de conocerte para ser la mejor versión de ti cada día.
Liderarte es tener coraje y valentía cuando las circunstancias no son como quisieras.
Liderarte es quererte como eres sin pensar en lo que opinan los demás.
 
Liderarte es vivir el presente sin olvidarte de mañana.
Liderarte es equivocarte y levantarte.
Liderarte es caminar por la oscuridad y por el día.
Liderarte es tu guía…
Cómo comenzar: LiderándoTe.
 
Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s