Coaching, coachingDVida, Espiritualidad, InteligenciaEmocional, Liderazgo

Lo importante en el camino.

No sé muy bien para qué escribo ni por qué. Tampoco tengo claro para quién. Cierto es que uno se apoya frente al cuaderno, como dispuesto a dejar caer algo de lo que vive, tanto en lo positivo, que es mucho, como también en todo eso negativo que acompaña lo que los días aguantan. Lo curioso es que al ordenar tanto lo uno como lo otro, llego a la conclusión que casi todo lo negativo que te viene es producto de tus acciones, de lo que haces.
Vivir es muy complicado, ya lo sabemos todos, pero la mayoría de nosotros hacemos de ese vivir una complicación. Quiero decir que los caminos están llenos de obstáculos y claro que no son fáciles, nadie dijo que lo fueran a ser, pero una cosa es eso y otra que seamos nosotros mismos los que llenamos de piedras nuestro propio camino.
Y el camino se llena de piedras cuando intentamos disimular nuestras carencias,  llenando la vida de cosas que para lo único que sirven es para decir que las tenemos. Tengo de todo. Tengo casas, tengo empresas, coches, móviles de última generación, varias tarjetas de crédito, personajes pelotas a mi alrededor… de todo. Y luego ¿cómo vivimos? Vivimos para mantener todo lo que tenemos e intentar seguir comprando aquello que no. Creemos que así, llenando nuestros momentos de sucedáneos, de placeres momentáneos, seremos los más felices de la tierra.
La vida es larga. Queremos que lo sea. Lo deseamos. Pero ¿para qué? ¿Para seguir llenándonos de cosas materiales? ¿Para seguir deseando ese coche o móvil último modelo? ¿Para rodearnos de personas insulsas, interesadas, ajenas?
¿Y si de la noche a la mañana nos quedásemos sin nada de todo eso que poseemos? ¿Qué pasaría? ¿Seríamos capaces de vivir, de Ser? No seríamos nada. Nos quedaríamos vacíos porque hemos llenado nuestras vidas con ilusiones falsas, materiales y no nos hemos dedicado a crecer por dentro.
Solo podemos sanarnos si somos capaces de comprender, que lo único que puede saciar ese ansia de Ser y Estar es viajando a nuestro interior, encontrarnos con nosotros, aprender a querernos y dar todo lo que podamos a los demás.
Tal vez el buen gusto , el vivir, no consista tanto en desear o salir detrás de las cosas. Tal vez el buen gusto consista tan solo en ver lo esencial de las cosas, entender lo que nos dice el alma, su música, su composición, sus versos, más allá de todo eso que nos dirija desde lo externo, aquello que nos dictan las modas, los hábitos, las llamadas o mal llamadas clases sociales.
Ser desde Uno. Ser desde nuestro interior.
El primer paso del cambio es el pensamiento y la reflexión.
No pienses en mañana, piensa en el Aquí y en el Ahora. Qué difícil es esto para algunos que nos hemos acostumbrado a no disfrutar del hoy porque estamos en una constante preocupación por el mañana.
Experimentar mucho, poseer poco.
Te mereces vivir una vida que de sentido a tu existencia.
Desapégate de todo aquello que te han inculcado de lo que se suponía que era la vida y escucha a tu alma.
Te mereces la vida que se te ha regalado. Aprovéchala. Nunca es tarde.
Terminemos los días agradecidos. Aprendamos, entre otras cosas, a saber qué es lo verdaderamente importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s