Liderazgo Poético, por José Luis Moreno

El otoño es esa estación que transita del verano al invierno y que siempre rezuma poesía. Curiosamente, en esta época que el sol que nos acompaña pierde fuerza, que los días comienzan a caerse como las hojas de los árboles, es cuando más reflexiono sobre el liderazgo, el liderazgo vital y lo que tiene de poético en la vida.

Caminaba y pensaba en ello. No era un estado de melancolía, simplemente meditativo. Las estaciones son como etapas en el año en las que todo aquel que transita por ese mundo literario, entre filosofía y poética, encuentra en su estado la composición necesaria para verse atraído por lecturas diferentes o verter palabras de uno u otro estilo según le vienen.

El otoño, desde siempre, huele a tierra mojada, a esa luz que atraviesa los campos que me inspiran y evocan lo poético de la vida.

Todos estamos envueltos, en nuestro caminar diario, en cientos de actividades. Todos somos líderes, si queremos serlo, en lo cotidiano. Todos sabemos que a veces es necesario parar y darnos cuenta de lo a gusto y felices que llegamos a encontrarnos  envueltos en ese otro tipo de actividades mucho menos complejas, menos materialistas y más llenas de arte y poesía.

Decía que, releyendo versos me doy cuenta que el poeta es viento, ese que busca sin cesar esconderse en los rincones de cada corazón: un líder vital. 

El poeta no deja de vigilar, a veces de lejos, otras más de cerca, cada uno de los altares que va poniendo a sus derrotas: un líder cotidiano.

Leyendo los versos propios, esos de años lejanos o próximos, uno también lee su propia historia que, sin darse cuenta, va tejiendo en la memoria de las páginas que emborracha.

Un racimo de versos es capaz de embriagar este momento que con sabor a sol o viento o lluvia poetiza cada día. ‬Mordamos esos versos que nos embriaguen.

El poeta versifica emociones que tan solo la sensibilidad del que se sacude de inverosímiles acciones, de ruidos ajenos, es capaz de sentir.

Hay días que no te apetece más que esconderte en lo poético, alejarte del ruido y buscar esos versos propios o impropios que corrijan los caminos de tu mente.

Uno se llena de contradicciones y reconoce que es donde habitan los silencios, en los campos, en el caminar, donde se encuentra con el sentido de su existencia.

Raros son los poetas, o raro es el mundo que nos rodea, también, ante la indiferencia de muchos que caminamos por él cada vez más ajenos al resto.

Nuestro poema termina con la vida, porque la vida es un poema que se llena de altibajos y emociones, que reivindica el cultivo del sentimiento en esa esencia desconsolada de sonrisas y lágrimas.

Dice Gabriel Bou que

“la poesía es una esencia misteriosa que impregna toda realidad para el que la escribe, para el que la siente, para el que la vive. La poesía crea una emoción, una emoción digamos estética, que es como un estremecimiento ante la belleza con la que el lenguaje recrea el sentimiento humano.”

He escrito mucho  sobre el sentimiento poético, sobre la poesía y su emoción. Me es difícil separar poesía, de liderazgo y filosofía. Tal vez lo que más me gusta de la poesía, de su lectura y escritura, es que nunca he pensado que un poeta tenga afán comercial, de vender nada. El poeta es ese bohemio, filósofo de la vida, predicador de emociones, sentimientos y vidas.

Yo me quedo con esos momentos en los que versificar la vida significa construir la realidad que uno quiere. Me quedo con esos poemas abiertos que no tratan de resolver nada sino que, simplemente, experimentan con lo que ven, huelen o sienten en el momento, a ver que surge de esas entrañas poéticas.

Prefiero intuir, nunca definir, gozar con la expresión de la creación emotiva, de ese estremecimiento ante la belleza que es la vida.

Mientras escribo, comienza a anochecer y con la noche el silencio y esas lunas partidas que nos evocan este comienzo otoñal, poético, que busca más esas sonrisas tiernas en suspiros, que caricias empapadas en lágrimas. 

Deberíamos reconocer que, para muchos, la poesía es el aliento que alimenta el alma. No deja de ser liderazgo poético.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s